Duendes y brujas juegan en el taller de Olga

Un duende acompaña a Olga Romero mientras cuenta sus historias.

Un duende acompaña a Olga Romero mientras cuenta sus historias.

Cada noche en un antiguo taller y junto a una máquina de coser aparecen seres mitológicos unos pequeños duendes con largas orejas y rostros arrugados que juegan y se pasean con hermosas hadas y de vez en cuando en las escobas de unas bien vestidas brujas que se escapan de la imaginación para crear historias de magia y color.

Junto a ovillos de hilos, tijeras, agujas y trazos de dibujos nacen los pequeños seres de las manos de una mujer de ojos color verde y cabello blanco que es el reflejo de largas historias de su vida, vida dedicada noche a noche frente a su máquina de coser desde donde revive los cuentos de  fantasías con los duendes, hadas y brujas de largas narices y sombreros similares a los que se detallan en historias casi irreales a los ojos de los escépticos.  

IMG_4542 IMG_4548 IMG_4561 

Las historias reviven desde la imaginación de Doña Olga Romero, una mujer de 51 años quien dedica cada uno de sus días a confeccionar los duendes, hadas y brujas que durante el día descansan en unas vitrinas al interior del antiguo taller que está ubicado en una acogedora vivienda tradicional de Cuenca, y por las noches brillan con magia de la historia que encierra a cada una de sus creaciones.

“Una noche vimos un duende en mi casa pero no le tuvimos medio, creemos que son seres elementales que traen consigo buenas energías”, relató María Augusta Galán, hija de Doña Olga quien estaba sentada junto a una mesa de madera en donde ponía los últimos detalles de la ropa de una elegante bruja.

Además contó que días más tarde decidieron confeccionar un duende similar al que vieron en su casa y sin pensarlo dos veces lo vistieron con un traje color rojo, le esculpieron un rostro viejo con largas orejas y ojos de vidrio para luego ser colgado en una diminuta hamaca a la entrada de su hogar.

Al vivir esa experiencia vieron su habilidad en la confección de duendes, hadas, brujas, además de muñecas de trapo y otras manualidades y desde hace cinco años madre e hija dedican sus horas a confeccionar aquellos seres que  llevan consigo buenas energías que son usadas para ser los guardianes de las personas que los lleven a sus hogares. 

Cada una de las creaciones guardan sus historias en el antiguo taller propiedad de Doña Olga ubicado en las calles Gran Colombia y Miguel Vélez. Para los más curiosos y amantes de aquellas historias que encierran magia pueden adquirir estos laboriosos trabajos desde 15 hasta 60 dólares.

IMG_4500 IMG_4529 IMG_4592 IMG_4600 IMG_4608 IMG_4613 IMG_4628 IMG_4637

María Augusta Galán junto a su creaciones.

María Augusta Galán junto a su creaciones.

A despedirnos del taller salimos cargados de buenas energías, quizá por las largas historias sobre la magia de duendes o quizá por el fraterno abrazo que Doña Olga brinda desinteresadamente a sus visitantes. Al caer la noche es imposible no quedar enamorados de unas señoritas confeccionadas de trapo vestidas como la realeza en aquellos años 50 que están sentadas en un elegante mueble desde donde con su mirada enamoran a sus visitantes e invitan a regresar una vez más.

IMG_4474

Silvana Estacio Verdugo

Fotografía: Cristian Flores Sarmiento 


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s